viernes, noviembre 24, 2017

¡Cuatro melones veinte duros!

Esta frase, debidamente entonada con su musiquita de vendedor ambulante mil veces oída durante mi adolescencia, es el paradigma absoluto de lo que para mí representa una buena oferta, un gran descuento... o sea: el mejor Black Friday posible.




Pues sí, señoras y señores. A principios de los ochenta, en los tiempos remotos de la peseta, una "fragoneta" se estacionaba ahí, entre López de Hoyos y Clara del Rey junto a la salida de la boca del Metro de Alfonso XIII, y entonaba aquel sugerente cántico tan profundamente seductor, cual de sirena homérica: 

Cuatro melones, veinte duros. Cuatro melones, veinte duros.

Aquello sí que era un 'Blas Fraideis'... cotidiano y auténtico.

Para las tiernas jóvencitas aclararé que veinte duros equivalen a 60 céntimos de euro.

P.S.- Pronto abordaré lo de "La buena tierra", no me olvido.

Saluti a tutti!


No hay comentarios:

Publicar un comentario