lunes, 23 de diciembre de 2019

Me planto

Pues sí, eso espero, estarme quietecito de una vez, relajado, indolente...

Y es que por fin he conseguido la plaza laboral que siempre ansié y en el destino que quería, así que desde ya me la pela todo: no quiero promocionar más, aunque podría seguir en la absurda carrera. Me planto, hasta aquí hemos llegado.

¿Quién coño quiere salir de su zona de confort?


Y que nadie me venga con mierdas de esas de que hay que seguir escalando porque a mí de toda la puta vida me han dado miedo las alturas y me duelen las piernas de tanta jodida ascensión. 

Ahorrense monsergas bienintencionadas y alégrense por mí: ya sólo espero poder jubilarme pronto, tan anticipadamente como me sea posible. Ese es el único objetivo en esta partida.

Los GEOS
Y mientras espero la jubilación, a la Muerte y a Su Puta Madre, pienso parapetarme en mi zona de confort, tan denostada por los vendecacas del buenrollismo. 

Me voy a refugiar y atrincherar de tal manera en ella que no van a poder sacarme ni los jodidos GEOS.


He dicho.

RAE etimología de trabajo... tripalium... instrumento de tortura

jueves, 19 de diciembre de 2019

Media metformina

Hoy haremos una sección de ayuda al paciente que tome METFORMINA, en concreto a aquellos como yo que tengan pautada la toma de medio comprimido de metformina 850 mg.



Puede parecer asunto baladí, pero representa un gran problema. 

Me explico: normalmente en las farmacias españolas, si no especificas, suelen darte las de los laboratorios Cinfa o las de Sandoz. Y en principio tienen los mismos compuestos, debería dar igual una marca que otra, pero si —como en mi caso y en  el de muchas otras criaturas— sólo tienes que tomar media pastilla... hay una enoooormeee diferencia.

Presentaciones de metformina 850 mg de los laboratorios Sandoz y Cinfa


El comprimido de los laboratorios CINFA es casi irrompible, ni el hacha de Gimli podría con él, te destrozas los dedos intentando dividirlo en dos. En cambio el de los laboratorios SANDOZ  es más alargado, estrecho y un poco combado para facilitar el poder ser partido en dos mitades, como debe ser, sí señor.

Así que ese es mi consejo de hoy: si deben tomar medio comprimido de metformina 850 pidan en la Farmacia la caja de Sandoz de 50 comprimidos... incluso merece la pena recorrer media ciudad hasta otra farmacia donde la tengan antes que estar trabajosamente partiendo cincuenta pastillacas de Cinfa.






miércoles, 11 de diciembre de 2019

Modo ñoño ON (Foodie Love y Marriage Story)



¡Pues no voy, cojo, agarro y me siento a ver en HBO la serie de Isabel Coixet intitulada Foodie Love! Y me la he tragado del tirón en un solo finde, madre mía, quién me ha visto y quien me ve: ocho capítulos de una media hora cada uno (el último es más largo).

De antemano tengo que poner algunas pegas... la serie es a menudo excesiva, en momentos puntuales resulta cargante, sobra tanta voz en off (¡especialmente cuando se usan al mismo tiempo bocadillos tipo cómic!), algún momento insípido porque el guion no es todo lo bueno que debiera. 

Peeeeerooo, dicho esto debo admitir que he disfrutado mogollón viendo la serie, la idea de la app me parece grandiosa, los personajes me gustan, los actores están enormes y se crea un ambiente muy agradable y disfrutable con esa cuidada iluminación, esa musiquita tan variada y afectiva/efectiva, esas delicias gastronómicas y esas múltiples referencias cinematográficas y literarias. Se me ha hecho cortísima la serie y me hubiera visto diez o doce capítulos más, pese al bajonako del capítulo postrero, tan excesivo.

En definitiva: soy capaz de apreciar defectos varios en la serie y sin embargo me ha gustado y la he disfrutado sentimentalmente. También es un goce vicario glorioso, ya que no entra en mi nivel económico el obsequiarse con esos placeres gastro-exquisitos que escenifican Guillermo Pfening y la hermosa Laia Costa (sí, me da igual que estemos en plena era de la corrección política, ademas de gran actriz es hermosa y tiene un culo estupendo y unas tetas preciosas... y el tío un buen rabo).

Marriage Story (Historia de un matrimonio) Netflix



Y por si mi cupo de historias hipersentimentales no estuviera cubierto me he visto también este finde  la última de  Noah Baumbach: Historia de un matrimonio (Marriage Story). 

La triste historia de la descomposición de una pareja desde una más o menos respetuosa asepsia que te lleva a creerte el asunto y a implicarte en la trama. No hay buenos y malos claros, son simplemente dos personas que se quieren, pero que en un momento de su vida no consiguen ponerse de acuerdo en algunos temas comunes. No hay culpables obvios, simplemente un desencuentro y daños colaterales. Esa honestidad narrativa me ha llevado en algún momento a ponerme un molesto nudo y a humedecer los lacrimales. Ay, Señor, no sé si debería tomarme algún suplemento de testosterona, porque no me conozco. Ahí les dejo el trailer.

martes, 10 de diciembre de 2019

Buen intento

Esta mañana, tras el puente, la mañana parecía presentarse negra y densa.

Solsticio de invierno

Debo ser el último rockero que no consulta la información meteorológica: simplemente antes de salir de casa me asomo a la ventana para ver si llueve y en caso afirmativo pillo el paraguas.

Neblina


Hoy, al proceder al asomado, con una espesa niebla cubriéndolo todo y estando tan cerca del solsticio invernal veía la mañana tan oscura que he tenido que consultar el reloj, para cerciorarme de que no me había levantado una hora antes de tiempo... pero no, no ha colado. Buen intento...

lunes, 9 de diciembre de 2019

No hay quien atrape los sueños


familia

Qué alegría que los hijos crezcan fuertes y sanos y lleguen a ser autónomos.

Y qué pena también, qué nostalgia a veces de cuando uno era importante para alguien.

Me viene a la memoria —gracias a mi cuaderno— aquel sábado por la mañana, hace muuuchos años, cuando escuché unos pasitos en el suelo dirigiéndose hasta la cama de matrimonio:

¿Quién anda ahí?

Atrapasueños, dreamcatcher


Era mi hija Marta, tan chiquitita entonces. 

Se mete en la cama conmigo y me cuenta que ha tenido una pesadilla y me reprocha que no funciona el atrapasueños que le compré ayer.

Habrá que llevarlo a la tienda para que lo reparen, aún estará en garantía...

No bromees.

Chiqui, eso del atrapasueños es sólo algo simbólico para tranquilizarnos, es como esas estampitas de la virgen que la abuela va escondiéndonos por la casa y el coche.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Comparaciones (ya no tan) odiosas



En el año 2005 una peli premiada en Cannes y Sundance llamó mi atención. El guion, la dirección y el papel protagonista recaían en una misma persona: Miranda Jennifer Grossinger (más conocida como Miranda July, la cual también era videoartista, música y escritora).

Con aquel título cinematográfico Tú, yo y todos los demás (Me and you and everyone we know)  me sedujo tan polifacética artista.

Cuando en 2015 Leticia Dolera dirigió, guionizó y protagonizó la peli Requisitos para ser una persona normal hubo un puñao de idiotas periodistas que pusieron de moda referirse a ella como "la Miranda July española". 

La comparación de ambas cintas me parecía odiosísima y le cogí mucha manía a Leticia Dolera (años después se la cogería mucha más gente, pero por distinto motivo).

Desde 2005 estuve esperando nuevas noticias de la July, pero pasó de ser tan megapolifacética... a apenas saber de ella en años, salvo algunos relatos publicados en español y una peli en  el año 2011 El futuro (The Future) que pasó bastante desapercibida, aunque a mí me gustó moderadamente.



En cambio nuestra Leticia Dolera, fueraparte las polémicas feministas, pasó de ser reconocida por una peli bastante mediocre a ser la directora, guionista y protagonista de una serie bastante decente: Vida perfecta. Serie de ocho capítulos de una media hora que es de lo mejoricto en cuanto a series españolas, además de ser bastante original y sin tanto empalagamiento pese a que Manuel Burque también esté en el paquete. 

A la espera del nuevo proyecto cinematográfico de Miranda July con mi adoradísima Debra Winger, que se estrenará el año próximo, de momento, en justicia, cabe decir que sí, que la comparación entre la July y la Dolera sigue siendo odiosa... ¡pero a favor de Leticia! 

O sea que Miranda July es la Leticia Dolera USA, pero en versión mangurrina. He dicho (aunque lo de poner títulos todavía no se le da muy bien a nuestra Leti).


Mi libro gratis del 13 al 17 de febrero

Pues ahí tenéis esa promoción por San Valentín, dado mi enamoramiento de la Humanidad. Durante esos días estará disponible totalmente grat...