viernes, junio 07, 2019

Cumpliendo sueños a pares: Úbeda y Cazorla

Mi hija es muy detallista con los regalos, la típica persona que siempre te va a personalizar un presente de tal manera que te va a encantar (simplemente porque se molesta en complacerte con algo que sepa a buen seguro que te gusta), así que ella fue la encargada de hacerme el obsequio conjunto de los hermanos por el día de mi cumple.

Hay dos deseos que suelo expresar a menudo en voz alta. Uno de ellos es mis ganas de conocer la sierra de Cazorla... cuando veo en la tele esos paisajes me parecen tan acojonantes que inevitablemente comento: ¡Tengo que ir a conocer Cazorla! 

Y sin embargo nunca había ido. 

Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas


Otro viaje que he tenido pendiente desde 1991 era conocer el territorio mágico de la Mágina literaria de Antonio Muñoz Molina... o al menos la geografía real de Úbeda, pero como pilla tan a trasmano de todo nunca me he acercado lo suficiente.

Pues bien, el regalo de mis cachorros era una noche de hotel para dos personas con desayuno en Cazorla el sábado 1 de junio. 

Así que me dije: el sábado bien temprano, al bajar, nos desviamos hasta cerca del pueblo de David Broncano (Orcera) y así vamos recorriendo en coche toda la sierra por la A-319 y a mitad de ruta serrana hacia La Iruela —donde teníamos el hotel— nos salimos en Jardín Botánico Torre del Vinagre y aparcamos junto a la piscifactoría para recorrer a pie el sendero del río Borosa, uno de los más hermosos y sencillos del lugar. Y eso hicimos. 

Ruta sendero río Borosa en la Sierra de Cazorla


Llegamos al hotel a la hora de comer, bien fatigados del viaje y de la ruta senderista a pie. 

Aunque modestamente los muchachos nos habían regalado una habitación en un hotel de tres estrellas resultó que al llegar nos movieron gratuitamente a una habitación del hotel de cuatro estrellas por algún imprevisto.

El domingo temprano dejamos el hotel y fuimos a Úbeda. Aparqué el coche en al aparcamiento subterráneo de la Plaza del General Orduña  ;-) 



Empecé ahí una ruta literaria friki de Mágina, una ruta antoniomuñozmoliniana más o menos como la he dibujado en azul en el mapa (con los puntos de máximo interés en color rojo) bajando por la calle Rastro hasta la calle Ancha para llegar a la calle Chirinos (donde vivía la tita Catalina, la tía Lola de "El viento de la Luna"). Pasé a la calle Fuente de las Risas, donde vivió AMM de los tres a los nueve años y bajé luego hasta su casa natal en la Avenida de la Constitución (que ahora es un bar). De ahí a los miradores de San Francisco y San Lorenzo pasando por el Parque  de la Cava (donde se producía la violación de la novela "Plenilunio"). Me senté frente a la Casa de las Torres, donde una guía turística le hablaba a un numeroso grupo de gente de la emparedada que aparece en esa casa en "El jinete polaco". Ahí está también otro lugar mítico, la Plaza de San Lorenzo (a.k.a. la "Prazuela").



Cumplido el recorrido literario ya visité la zona turística monumental de Úbeda de la plaza del ayuntamiento, el parador, la capilla del Salvador, la casa natal de Joaquín Sabina (hijo díscolo del inspector Florencio Pérez) etc, hasta volver por la calle Real a la Plaza del General Orduña.

Ea, tan feliz: dos sueños cumplidos en un finde. Habrá que volver... no se harta uno de esos lugares mágicos y bellísimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario