lunes, 11 de noviembre de 2019

Semana XLV del año de Nuestro Señor de MMXIX

Querido diario:

He estado algunos días desafiándome a escribir una entrada diaria en este blog, pero me desfondo enseguida... total: tampoco tiene uno tanto que contar o inventar. Sí, muchas de las mierdas que suelto aquí son claramente inventadas, aunque parece que no todo el mundo lo entiende pese a que a mí me parezca terrible y absurdamente obvio. En fin, qué importa. Intentaré escribir una entrada cada semana.

Se nos va acabando este año 2019 y a estas alturas tan tardías de la vida he hecho algunos descubrimientos interesantes en el campo de los cuidados personales.

Masajeador de espalda, cuello y hombros


Bueno, mi mejor descubrimiento fue el masajeador de espalda y cuello (o, como yo lo llamo: pescuecero) que me pillé en amazon. Desde que lo compré hace unos meses no hay ni un solo día que no me lo haya puesto un mínimo de cinco veces. Le regalé otro a mi padre, pero no le gustó porque dice que le duele (tiene bastante fuerza el aparato, cierto es), así que se lo ha apropiado mi madre y se lo pone cada dos por tres. A mí me encanta por el masaje fuerte de sus bolas rotatorias (me lo voy cambiando de zona a cada rato) y por el calorcito que aporta (opcionalmente).

Pero —como decía— esta semana he descubierto tres cosicas nuevas para mí:

Espuma de ducha. Parece ser que aunque uses un jabón casero bueno o gel de baño con PH neutro la piel se resiente si te duchas a menudo y oye, prefiero morirme antes que no ducharme a diario. Pero me preocupaba el tema de no dañar mi piel con el jabón y leí por ahí que era mejor para la dermis usar o espumas de ducha o bien geles de aceite (ese será el siguiente descubrimiento). Miré en internet y vi que las influencers del Instagram hablaban mucho de la espuma de ducha Rituals (/Modo cotilleo ON/: parece ser que comentan que lo usa Letizia Ortiz, Su Majestad La Reina... esto no lo he confirmado, ni pienso/Modo cotilleo OFF)

Jeje, si le contase a mi señora (que es una persona sensata y decente) que me gustaría gastar 15 pavos en en botecito de 200 ml de 'gel de baño' me daría un sopapo que me quitaría la tontería, así que decidí buscar un producto similar (como hacemos todas, ¡reconozcámoslo!) más baratito... en Mercadona. Y lo hallé, si es que Mercadona es el nuevo Corte Inglés.

Gel Espuma de baño de Mercadona Bouquet de Deliplus, el Rituals los pobres

Por 1,95€ tienes 200 ml de producto bastante asimilable a la pijotada esa de Rituals. Yo me he comprado el de la foto (es mía), el otro olor que comercializan no lo tenían cuando fui a comprar. Este me gusta, huele como a cítricos, agradable. Y la textura muy molona, un invento importante.

Aceite de ducha. Para indagar acerca de este otro invento me fui directamente a Mercadona y encontré un producto la mar de interesante, que también he probado con gran placer, puesto que contra mi temor no pringa nada. Este es un poco más caro que la espuma, cuesta 3,25€, pero el tamaño es de medio litro, o sea que sale muy economiquito también. Espero que Juan Roig me ingrese mi comisión por la publi.

Gel aceite de ducha y baño de Deliplus en Mercadona

Después de probar tanto la espuma de ducha como este gel de aceite mi menda no piensa volver atrás a los geles o jabones tradicionales, no hay color. Iré alternando entre estas novedades.

Mascarilla negra Pilaten. Tengo un espejo en el baño, comprado en Ikea, que tiene varios aumentos (no sé seguro, creo que 10 aumentos). Le he comentado a diosa Viti que me había visto unos puntitos negros en la nariz al mirarme en ese espejo y que me había traumatizado.

¿Quieres traumatizarte de verdad? Pues mírate en este.

Y entonces me ha dado un espejito pequeño... ¡que tiene 20 aumentos! Eso y una mala hostia tremenda... se ve todo, chiquilla, qué horror. Así pues he decidido hacer algo impropio de mi antimetrosexualidad: hacerme una mascarilla facial. Viti se lo comentó a mi hija por whatsapp y esta le dijo que me prestara su Pilaten black mask. Y así me la he puesto:



Esto fue ayer domingo, el día de las elecciones, y he pasado un poco de miedo cuando se iba confirmando el subidón de Vox. Digo: mira que si me pilla así Santiago Abascal y me pone en la frontera de Melilla... Pero no, a los veinte minutos me la he quitado y como nuevo. No veas cómo arrastra eso, casi se me lleva la mandíbula entera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Orgasmos cinéfilos y revisión de viejos cuadernos.

En viendo que la cuarentena esta iba para largo y aunque estoy abonado a casi todas las plataformas de streaming estrimin: Movistar+, HB...